Llega de nuevo el calor y como todos los años la factura del agua se dispara por culpa del riego del césped de tu jardín. 

    Como podemos observar en la siguiente gráfica, la factura del agua no ha parado de crecer en estos últimos años en Barcelona. Las previsiones sobre la evolución del coste de agua no son nada halagüeñas, pues como  afirma la Agencia Catalana del agua, los costes generados por el servicio proporcionado  son inferiores al  precio actual de agua, lo que hará inevitable que la factura del agua continue aumentando en los próximos años a un nivel muy por encima que nuestra capacidad adquisitiva.

¿Qué hacer? ¿Erradicar el jardín?  ¿Colocar césped artificial que además de necesitar riego para no ser deteriorado por el sol, aumentará considerablemente la temperatura del exterior de nuestra vivienda?.

   ¿Os habéis preguntado alguna vez cuál es el criterio que utilizan vuestros jardineros o que utilizáis vosotros mismos a la hora de regar vuestro jardín?.

Las programaciones de riego se realizan a ojo en función de la variación de la temperatura que tiene lugar con el cambio de las estaciones climáticas. 

    En la imagen podemos ver en azul las necesidades hídricas reales de un jardín en función de la variabilidad climática  a lo largo de un año. En verde observamos el sobreconsumo de agua debido a la programación de riego satisfaciendo solamente los grandes cambios de temperatura relacionados con los cambios de estaciones sin tener en cuenta otras variables climáticas como son la humedad, el viento y sobre todo la irradiación solar que es más importante todavía que la temperatura y que desciende en verano de una forma notable, sin que el regante no profesional lo tenga en cuenta. 

Las claves de nuestro método que harán que ahorres agua de riego en tu césped

    Utilizando las más de 100 estaciones climatológicas  diseminadas por todo el territorio catalán, obtenemos los datos climatológicos reales  y sus fluctuaciones, aplicándolo a nuestro jardín para que éste consuma el agua estrictamente necesario. Este sistema nos ha permitido conseguir un promedio de ahorro de agua de riego del 34%  que en muchas ocasiones llega alcanzar cotas del 40%.

   Para más información podéis acceder a este estudio de investigación realizado en Maresme con datos del 2008-2015

(ver estudio).

Análisis de la uniformidad de riego con pluviómetros
Análisis de la uniformidad de riego con pluviómetros

Además del análisis climático, realizamos también un análisis in situ del jardín determinando la uniformidad de la instalación de riego(sistema innovador importado del Centro de Tecnología del Riego de California), la variedad del cultivo y la granulometría del terreno.

  Cotejando estos datos propios del jardín con los datos climátologicos conseguimos la máxima eficiencia en el consumo de agua de riego. 

Y esto sin olvidar las ventajas económicas y estéticas(difíciles de cuantificar) derivadas de la reducción de enfermedades y proliferación de malas hierbas en el jardín debido a un control escrupuloso de la cantidad óptima de riego. 

A través de los nuevos dispositivos de riego por internet, toda esta variabilidad climática y de retoques constantes de los tiempos de riego, la podemos realizar a distancia sin que el cliente tenga que preocuparse nunca más de ajustar él mismo los tiempos de riego, o asignárselo a jardineros, los cuales no pueden realizar un control exhaustivo del riego, en primer lugar porque la periodicidad con que acuden a los jardines es  de muchos días e incluso semanas, y en segundo lugar porque no poseen ningún tipo de herramienta que les permitan cuantificar valores climáticos a la hora de regar como son por ejemplo la irradiación solar y la humedad.