Se trata de un sistema de riego por goteo para 860 olivos plantados intensivamente a 1,5 metros, con el fin de que al año fueran transplantados a otras zonas de la finca, las cuales estaban pendientes de acondicionar.

La toma de agua estaba conectada a una pequeña bomba sumergible situada en una masía cercana, situada a unos treinta metros de la finca y con un fuerte desnivel respecto a la explanada donde estaban los olivos. Aparte de la toma general desde la bomba hasta los olivos, fueron necesarias unos diez líneas de tubería sobre las que se insertaron los goteros, cuya longitud total era de 1300 metros. Esto hacía necesario un buen cálculo tanto de la pérdida de presión debido al desnivel existente, como la producida en tantos metros de tubería y en la inclusión de tantos goteros en la misma. 

Las largas tiradas de hasta 130 metros de largo provistas de 86 goteros, requerían que estos fuesen autocompensantes, es decir, que independientemente de la presión de entrada proporcionasen todos el mismo caudal(2 litros/hora) y que fuesen también antidrenantes, a fin de evitar el exceso de drenaje en los goteros finales de las líneas respecto a los del principio, pues la finca tenía una ligera pendiente hacia abajo. 

La instalación de los goteros en la tubería tuvo que hacerse manualmente debido a la ausencia  en el mercado de una tubería con goteros incorporados a 1,5 metros. Con el fin de tener controlada la presión del sistema de riego, se colocaran varías tomas manométricas en diferentes puntos de las tuberías portagoteros.