En este caso, el cliente necesitaba una instalación de riego por goteo para las plantas, arbustos y árboles de su finca.

En un principio tenía previsto realizar la instalación él mismo. De hecho ya tenía una tubería general instalada de 25 mm de polietileno, sobre la que tenía previsto pinchar una serie de microtubos con goteros que regasen individualmente cada una de las plantas del jardín. Esto hubiera acarreado una maraña de tubos tapizando la superficie del jardín que no hubieran permitido circular libremente por él. 

La solucción técnica correcta, consistía en utilizar tubería de riego con goteros incorpardos(rain bird) y enterrarla para dejar la superficie del jardín libre de obstáculos. Alrededor de los numerosos arbustos y árboles del jardín, se hicieron pequeñas redondas de tubo que incorporaban unos tres goteros. En el resto de plantas agrupadas en conjunto, se instalaron lineas de tubería con gotero, cuyos emisores ubicados cada treinta y tres centímetros formaban una línea continua de humedad.

Al ir enterrada la tubería era indispensable instalar una válvula antisifón, necesaria para evitar que se hiciese el vacío en alguna zona de los más de setenta de metros de tubería utilizados, y aspirase partículas de tierra que acabarían por taponar los emisores. Asimismo se instaló una válvula de descarga, cuya función era facilitar el vaciado de la tubería una vez finalizado el riego, transportando al final de la instalación las posibles partículas solidas que pudiese contener el agua.

válvula antisifón
válvula antisifón
válvula de descarga
válvula de descarga

Para finalizar este artículo avisar sobre los riesgos de comprar materiales de riego en grandes superficies de bricolage sin tener los conocimientos adecuados. En este caso, las conexiones de la tubería de polietileno eran de tan baja calidad, que en vez de poder ser apretados manualmente como suele ser usual en conexiones de buena calidad por lo menos hasta tuberia de 25 mm, hubo que hacerlo con herramientas.

    Por otro lado, el cliente compró dos tipos de tuberías pensando que eran la misma, una de 6 atm y otra de 10. El problema de la de 10 es que es tan ancha que resulta imposible realizar las conexiones a la tubería de goteo.

   Y finalmente, lo barato a veces sale caro o simplemente se convierte en algo incapaz de cubrir las necesidades requeridas. Me estoy refiriendo al programador de riego comprado por el cliente en uno de estos grandes centros de bricolage. Sus programas de riego estaban predefinidos y restringidos a un pequeño número de posibilidades. Esto produjo que cuando quise programar el riego quince minutos cada tres días no me fue posible, teniendo que optar por  otro patrón predefinido del progamador que no satisfacía de un modo adecuado las necesidades de riego.